accueil biodanza silvia atelier stage liens español

Biodanza, Danza de la Vida
Sistema Rolando Toro





¿ Qué es la Biodanza® ?
Objetivos y beneficios de la Biodanza®
El sentido de la Biodanza®
¿ Cómo es concretamente un taller (una vivencia) ?
Algunas cosas sobre lo que la Biodanza no es
¿ A quién se dirige la Biodanza® ?



¿ Qué es la Biodanza® ?
La Biodanza® fue creada, hace más de 40 años, por Rolando Toro Araneda, antropólogo, psicólogo y artista, nacido en Chile en 1924.
Su nombre procede de « bios », que significa vida en griego y de « danza ». De la conjunción de ambos nació el término « Biodanza » con su significación poética de Danza de la Vida.

Se elaboró a partir de investigaciones sobre los efectos de la música en el movimiento y las emociones. La Biodanza® se estructura en torno a un modelo teórico que se basa en las ciencias de la vida (antropología, biología, etología, psicología, entre otras).

La Biodanza® es una herramienta psicocorporal cuya particularidad reside en integrar la dimensión afectiva del ser humano, por esa razón siempre es una actividad grupal donde los vínculos son importantes; no existe una práctica individual de la Biodanza®. Su enfoque se basa en dos recursos fundamentales: el placer y el encuentro humano.

Muy difundida y practicada en el continente sudamericano, se desarrolla en Europa desde 1986 donde se la acoge con entusiasmo. Reconocida como medicina complementaria en el Reino Unido, la Biodanza® se practica hoy en día en casi todos los continentes.


Objetivos y beneficios de la Biodanza®
Los objectivos y beneficios de la Biodanza® son múltiples. Mediante las diversas propuestas de danza y de ejercicios, los participantes se conectan con sus verdaderos deseos y necesidades, fortalecen su identidad, enriquecen su creatividad y sueltan el control de la mente, entre otras cosas, lo cual tiene como efecto aumentar la confianza y la autoestima así como la capacidad de placer, de alegría de vivir y de apertura del corazón.

Desde su enfoque psicocorporal, la Biodanza® parte del postulado de una unidad mente-cuerpo y apunta a la integración en el individuo de todas las partes que lo constituyen: intelectual, afectiva, sexual:

« Los conflictos intenos se manifiestan no sólo a través de neurosis, sino sobre todo mediante disociaciones psicomotoras: movimientos y posturas rígidas, incapacidad de percibir el cuerpo como una unidad integrada, sino únicamente como un conjunto de fragmentos aislados... La Biodanza interviene de manera específica recreando la unidad mente cuerpo, favoreciendo la comunicación consigo mismo y con el mundo exterior, provocando un proceso de desarrollo de la propia identidad. » Rolando Toro

Cada danza actúa my profundamente en el equilibrio orgánico, a nivel fisiológico y visceral, lo cual fortalece el sistema inmunitario y la salud.

Basándose en las leyes universales que conservan la vida, La Biodanza® reactiva las fuerzas de vida presentes en cada uno de nosotros, pero que se mantienen reprimidas por la educación y/o la cultura, e insufla « más Vida en la Vida ». Al llevarnos a confiar en la sabiduría de la vida, la Biodanza® nos permite un conocimiento acrecentado de nosotros mismos y vuelve posible la expresión de quiénes somos de manera profunda y esencial.



La Biodanza® actúa en cinco ámbitos fundamentales, llamados « lineas », que corresponden a cinco necesidades esenciales de todo ser humano; éstas se vinculan con comportamientos instintivos naturales que contribuyen a perpetuar la vida :

La Vitalidad : Refleja nuestra motivación para vivir, nuestra sensación de estar vivo en nuestra vida cotidiana. Se manifiesta en nuestra aptitud para estar en movimiento y en actividad, con placer y alegría, y también en nuestra capacidad para descansar y mantener el equilibrio interno y la regulación del organismo, sin entrar en un proceso de estrés. La Vitalitad está relacionada con el instinto de conservación.

La Sexualidad : se entiende en Biodanza® en sentido amplio, vinculada con nuestra aptitud natural para sentir nuestro propio cuerpo como una fuente de placer, así como nuestra capacidad para expresar nuestra sensualidad. La Sexualidad se relaciona con el instinto de reproducción.

La Creatividad : En Biodanza® no nos referimos únicamente a la creatividad artística sino sobre todo a la creatividad existencial que consiste en crearse a uno mismo y en ser creativo en cada una de sus acciones. Se trata de la capacidad de expresión de nuestra identidad singular, de la aptitud a encontrar respuestas personales en nuestra vida, de nuestra capacidad parar liberarnos de estereotipos, de nuestra aptitud para la libertad. La creatividad se vincula con el instinto exploratorio.

La afectividad : Se encuentra a la base de los sentimientos de ternura, amor, bondad, amistad, altruismo y de nuestra capacidad de entrar en relación con los demás de manera armoniosa. Corresponde a la necesidad de alimento, de calor, de comunicarse y de compartir. Tiene relación con el instinto gregario, con las fuerzas de cohesión de la especie.

La Transcendencia : Corresponde con la necesidad del ser humano de vincularse con lo que es mayor que él y de sentirse en conexión íntima con todo lo existente. Ajena a cualquier dogmatismo religioso, la trascendencia también consiste en la capacidad para transcender el ego, para sentirse vinculado con el todo, así como en la consciencia y la celebración de la sacralidad de la Vida. Se relaciona con el instinto de fusión con la totalidad del universo.

Los beneficios de la Biodanza® son tanto más operantes cuanto que el participante venga con regularidad al grupo semanal. Este ayudará a enriquecer progresivamente y en profundidad los vínculos entre todos los miembros del grupo, creando así un espacio de seguridad afectiva en el seno del cual cada participante podrá desvelarse con su verdad y la profundidad de sus potencialidades, a menudo olvidadas o reprimidas.


El sentido de la Biodanza®
« Nuestra manera de pensar típicamente occidental nos condiciona a usar predominantemente nuestra mente para lograr performances intelectuales que respondan a las expectativas y a los valores de la sociedad, dejando de lado, casi sistemáticamente, nuestra dimensión de seres humanos capaces de emociones, nuestra inteligencia afectiva y la extraordinaria reserva de energía contenida en los instintos relacionados con la conservación de la vida.
Uno de los objetivos de la Biodanza es liberar, mediante ejercicios apropiados, la energía contenida naturalmente en dichos instintos para ponerla al servicio de la expresión libre y fluida de nuestra esencia verdadera. Más allá de una simple actividad recreativa que nos permita "contactarnos con nuestro cuerpo", la Biodanza nos brinda la posibilidad de rehabilitar el carácter sagrado de la vida que circula en nosotros, sin discurrir "a propósito" de ello, sino redescubriendo y viviendo nuestro cuerpo como una fuente de energía y de impulso que sostiene nuestra expansión de conciencia y nuestra alegría de vivir en la cotidianidad. » Philippe Lenaif

En efecto, a lo largo de los últimos siglos, la evolución del ser humano occidental ha ido yendo en el sentido de un desarrollo creciente de la inteligencia racional y técnica en detrimento de otras aptitudes. Estamos así sometidos a una sociedad fría, materialista y tecnológica donde no se tiene en cuenta el valor intrínseco de un individuo sino su precio en el mercado. Expuestos a un tiempo cada vez más acelerado, aislados de nuestras emociones, sensaciones, instintos, intuiciones, llegamos hasta a olvidar nuestra sensibilidad que nos indica cuándo necesitamos calor y contacto humano, y olvidamos sobre todo, quiénes somos verdaderamente.

Vivimos en un mundo que prioriza el rendimiento y los resultados, donde las emociones y la intuición no tienen lugar de ser, un mundo donde lo esencial tiende a ser relegado. De allí la existencia de toda una serie de enfermedades psicosomáticas o de civilización (cáncer, dolor de espalda...) y un malestar generalizado (estrés, depresión...). La Biodanza® ayuda a invertir dichas tendencias, volviendo a dar prioridad a la experiencia del cuerpo, de la sensibilidad y de la emoción, rehabilitando así nuestra verdadera naturaleza. Nos reintegra nuestra capacidad innata de gozar de la expresión armoniosa de la vida dentro de nosotros.

Al rehabilitar la importancia del grupo que representa la comunidad humana y los vínculos, la Biodanza® se encuentra en las antípodas de una cultura donde el otro es un competidor, un rival y hasta un enemigo en vez de ser un semejante con quien colaborar, jugar, quererse... El planeta necesita más que nunca una humanidad fraternal.

Y, como decía Ghandi, para cambiar al mundo ¿ no habrá que empezar primero por transformarse uno mismo ?


¿ Cómo es concretamente un taller (o vivencia) ?
En Biodanza® usamos la palabra « vivencia », que en el sentido que le dio Rolando Toro, significa vivir intensamente el instante presente, conectado con las sensaciones y emociones del momento. Una « vivencia » también es sinónimo de clase.

Se invita a los participantes a realizar danzas y movimientos sencillos y accesibles que se practican de a uno, de a dos o en grupo. Las músicas proceden del patrimonio univeral (ritmos primitivos, latinos, jazz, rock, músicas clásicas, músicas de películas, étnicas, etc.) y se usan debido a su poder inductor de movimientos integrados. El profesor (« facilitador ») presenta y demuestra cada danza, lo cual tiene como efecto el reactivar las neuronas espejo de los participantes, quienes, incluso antes de empezar a bailar, ya se encuentran en « vivencia ». Luego, se invita a cada uno a realizar su danza teniendo en cuenta sus potenciales del ahora, dentro de la aceptación y el respeto de la singularidad de cada persona.

El taller dura unas dos horas. Antes de danzar, se propone un espacio de expresión íntima donde los participantes pueden, si lo desean, compartir sus experiencias sobre temas en relación con la práctica de de la Biodanza® respetando ciertas reglas de comunicación que invitan a la responsabilidad.
Las danzas y/o ejercicios nunca son obligatorios. Sin embargo no se permiten espectadores en una vivencia.

Para que todos se sientan en seguridad, condición necesaria para abrirse a sí mismo y a los demás, existen ciertas reglas (un marco) para respetar. Se invita a los participantes a no recurrir a la comunicación verbal durante la sesión, a respetarse a sí mismos y a respetar a los otros participantes. Respetarse a sí mismo significa estar a la escucha de lo que se siente y de lo que se tiene ganas o no de hacer. Por esta razón ninguna danza ni ejercicio es obligatorio; un ejercicio es una invitación pero el participante puede elegir no responder a ella. Si una danza no le conviene, el participante deberá ponerse de lado y esperar la danza siguiente, evitando cualquier juicio sobre sí mismo o sobre el ejercicio, pero manteniéndose conectado con lo que siente.
En el mismo sentido, se pide a los participantes que no salgan de la sala durante la sesión (salvo en caso de urgencia) para no perturbar la vivencia de los otros y la energía del grupo.


Algunas cosas sobre lo que la Biodanza no es (de manera general y según mi enfoque)
- La Biodanza no es una danza libre. Cada ejercicio propuesto se realiza a partir de consignas precisas que no tienen un objetivo coreográfico sino que están orientadas hacia la reconexión con la sabiduría de la vida. Cada uno vive su danza según sus posibilidades y su estado de ser en el instante, fuera de cualquier juicio.

- La Biodanza no es un espacio-tiempo donde « voy a divertirme con mis amigos » Brinda un camino de transformación humana que integra el juego y el placer pero donde se pueden encontrar también dificultades. Por consiguiente, hace falta tanto un compromiso por parte del participante como un marco que brinde seguridad por medio de alguna reglas simples.

- La Biodanza no es una actividad donde se baila con euforia de principio a fin. Si bien es cierto que algunas danzas son expansivas, otras son tranquilas (con muy pocos movimientos) introspectivas, y se realizan sin desplazarse, aunque con música. Se puede llamar "danzas" a esos ejercicios pues la definición mas sencilla de esta palabra es : « movimiento habitado lleno de sentido ».

- La Biodanza no es un pasatiempo donde se fomenta la ilusión de un mundo donde « todos nos amamos », lo cual seria una negación de la realidad. Se trata de una herramienta que nos lleva, a través del movimiento y de la emoción, y dentro de un marco seguro y acogedor, a descubrirnos cada vez más, lo cual nos permitirá ir hacia los otros de manera auténtica. Es pues un camino de conciencia y de apertura hacia más amor por ti mismo, por los otros y por nuestra casa común : el planeta Tierra.

¿ A quién se dirige la Biodanza® ?
La Biodanza® se dirige a todosy en particular a todo aquel que esté interesado en una vía de transformación, de conocimiento de sí mismo, de conciencia y de apertura del corazón, que propone este enfoque, para dirigirnos hacia una humanidad mejor, capaz de una armonía intra especie, respetuosa de la Vida y del planeta.

No se requiere ninguna aptitud física particular, a no ser un estado general de salud que permita el movimiento. No es necesario « saber bailar ».


Silvia Machal
Profesora facilitadora titular de Biodanza® (Danza de la Vida)
Egresada de la Escuela de Biodanza® de Bourgogne (Directores : Verónica Toro y Raúl Terrén).
Titular de las "extensiones" (especializaciones) siguientes de Biodanza :
El corazón de la transformación por Philippe Lenaif,
El árbol de los deseos por Sergio Cruz, Verónica Toro y Raúl Terrén,
Los cuatro elementos y la identidad por Hélène Levy-Benseft.
Miembro fundadora de la Association des Professsionnels de la Biodanza en Région Parisienne (APBRP) : www.biodanza-rp.fr.
Antiguo miembro de la dirección de la Fédération des Professionnels de Biodanza en France : www.biodanzafrance.com
Mi enfoque de la Biodanza® es un enfoque de profundidad y de búsqueda de autenticidad, en la cual la dimensión festiva de esta herramienta cobra una capacidad transformadora. Mi manera de transmitir la Biodanza® hace hincapié en el camino de conocimiento de sí mismo, de conciencia y de apertura del corazón que esta disciplina es susceptible de brindar a cada uno de nosotros.

Por cualquier información sobre la Biodanza®, no dudes en contactarme directamente, ya sea por teléfono, ya sea por mail.


PALABRAS CLAVES / KEYWORDS :
clase de biodanza Paris, clase de biodanza Ile de France, movimiento, bienestar, salud, danza, expresion, cuerpo, corporal, psicocorporal, no verbal, relacion a si mismo, relacion al otro, relacion a los otros, comunicacion, apertura, desarrollo, crecimiento, armonia, dimension afectiva, juego, ludico, alegria de vivir, esencia profunda, ser esencial poetica del encuentro humano, potenciales humanos, impulso vital, libertad, espontaneidad, integracion afectivo motora, unidad corporal, conciencia, transformacion, conocimiento de si mismo, apertura del corazon, trascendencia, vitalidad, evolucion, conexion, autoestima